Agosto 17, 2017

“KLIPPERZ”: Emprendimiento con estilo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos | promedio: 5,00 )
Cargando…
“KLIPPERZ”: Emprendimiento con estilo banner-publicidad

Con este titular comenzamos esta nota a Gustavo Soberanes fundador y dueño de Klipperz

A la edad de 1 año, sus padres decidieron llevárselo a Estados Unidos por un mejor futuro, viviendo así en California y Colorado durante ese tiempo, sin embargo, debido a la crisis, se vio en la necesidad de regresar a Perú y empezar todo de nuevo.

Con un pésimo español y con ceros soles en el bolsillo, busco un trabajo en barbería y cosmetología, a través de esta nota nos cuenta más sobre esta travesía de emprendimiento desde su paso en el país de Trump hasta los pormenores en la conducción de Klipperz, barbería referente en calidad y servicio.

 

Sus inicios

Desde muy chico, su tío fue su primera fuente de inspiración, él tenía una barbería con la cual podía darse muchas comodidades, por ejemplo cuando los tv plasmas recién empezaban a salir al mercado allá por los años 2002, su tío ya tenía uno en cada cuarto, por ende le aconsejo en dedicarse a este trabajo, puesto que era muy rentable y así Gustavo empezó a estudiar los 3 años mínimos requeridos para ejercer esta profesión, llegando a ganar por día cerca de 300 dólares, dándole buenos ingresos durante los últimos años que estuvo en EEUU.

Esta demás decir que Gustavo nunca se imaginó que su vida giraría en torno al corte de cabello, habiendo estudiado sistemas de seguridad electrónica, el destino le tendría preparado otro camino, ¡las barbershops!

 

 

 

La empresa

Antes de fundar Klipperz, Gustavo ya de regreso al Perú y con cerca de 20 años, trabajo para una conocida cadena de barberías, pioneras en el rubro por aquellos años, él nos comenta que el éxito que tenía esta barbería se debió a que todos sus barberos eran internacionales y con mucha experiencia, sin embargo esto no duro mucho, ya que los barberos que trabajaron ahí vieron un negocio muy lucrativo y  abrieron su propio camino, asimismo el dueño abrió más filiales, llegando un punto a tener cerca de 8 barberías en distintos puntos de la capital, muchas de las cuales cerraron con el paso del tiempo, debido al descuido de factores clave como la calidad y el servicio.

 

“La clave es trabajar duro para llegar al top y trabajar el doble para mantener el nivel” 

 

En el 2012, Gustavo decide iniciar su propia Barbería a la cual pone por nombre Klipperz (por su pasión a las máquinas de cortar), el inicio nos comenta no fue nada fácil, ya que por respeto a su anterior trabajo, abrió su local en un distrito lejano a este, Surquillo, siendo uno de sus principales retos el de conseguir clientes, a pesar de todo él apostó y no se equivocó, la gente se engancho con su marca y sobretodo por el servicio profesional que ofrece desde el momento de ingresar hasta la salida de este, y no lo dudamos, emprendedor.pe visitó las instalaciones de su recién reinaugurada barbería, la cual contaba con lo último en infraestructura y diseño, haciendo de este local la envidia de cualquier peluquería o barbershop de la capital.

Hoy por hoy su mayor motivación es el hacer crecer la marca aún más y seguir capacitando a su staff de barberos, los cuales son su mejor arma ante la proliferación y apertura de nuevos locales de la competencia. Aparte de Klipperz, Gustavo también cuenta con una Escuela de Barberos, donde no le va nada mal, eso sí nos manifiesta que así seas el mejor de la clase no necesariamente tendrás la oportunidad de trabajar con él, ya que aconseja agarrar experiencia en otras partes y de ahí recién se evaluará la opción de laborar con él, siempre hay que cuidar  la calidad y los detalles nos manifiesta.

 

Su rol como Gerente y visión futura

Para formar parte de Klipperz, todo barbero que trabaje con el deberá tener la experiencia y talento necesario para el puesto, luego de esto deberá firmar un contrato que contiene por lo menos 35 reglas, las cuales se deben cumplir sin alguna objeción, desde la calidad en la atención hasta la selección de la música que se escucha en el local, nada pasa desapercibido por él, siempre al cuidado del más mínimo detalle, sin escatimar gastos con tal de brindar la mejor calidad y  experiencia que el cliente se lleva por este servicio.

Por el momento él prefiere llevar a cuestas solo la inversión que hasta la fecha ha hecho para Klipperz, ya que al contar con socios muchas veces uno trabajara más que otro y posiblemente habrá disputas por el manejo del dinero. La experiencia de vida que tuvo que pasar en EEUU, ha hecho de Gustavo una persona con una gran visión, el de llevar con pasión y responsabilidad cualquier proyecto en la cual se involucre y de igual forma espera lo mismo de la persona con quien trabaje, espera por lo menos contar con 2 barberías más el próximo año.

 “Valora lo que tienes ya que cuando lleguen las malas épocas, no estarán ni papá ni mamá y muchos menos los amigos que pensabas que estarían ahí contigo” nos comenta.

“Júntate con personas que te inspiren y motiven a seguir siendo cada vez mejor”

Con estos consejos nos despedimos de Gustavo, un emprendedor inusual, pero con la capacidad de seguir manteniendo a Klipperz como máxima expresión en calidad, en el competitivo mundo de las barberías.

Para mayor información sobre sus servicios:

Fan page:   www.facebook.com/KlipperzBarbershop

Escuela de Barberos:  www.klipperz.pe/barber-school

 



Sobre el Autor

Administrador con especialidad en finanzas, marketing y metodologías de la innovación.

Noticias Relacionadas