octubre 24, 2017

¿Qué porcentaje de la riqueza estatal debe invertirse en educación?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay ningún voto. Sé el primero.)
Cargando…
¿Qué porcentaje de la riqueza estatal debe invertirse en educación? banner-publicidad

La educación es el futuro de un país. Sin un país no invierte en educación, sencillamente no tiene futuro.

 

La educación es primordial en cualquier país, es el motor de desarrollo a largo plazo que tienen las naciones para capacitar a sus habitantes en las distintas áreas de conocimiento, y a su vez, estos puedan producir información y/o capital para el bien propio y el de su país. ¿Qué implica una invertir en educación?

  • Mejores salarios para los maestros.
  • Mejor infraestructura para los alumnos.
  • Gratuidad de la enseñanza.
  • Servicios básicos para los alumnos y profesores (alimentación gratuita, servicios médicos, sanitarios, etc.).
  • Capacitación a los maestros.
  • Tecnología para la educación.
  • Financiamiento de la investigación.
  • Becas para los estudiantes destacados a universidades de renombre.

¿Invierte el Perú en educación? Sí, pero no lo que debería. En 2010 el Estado Peruano invirtió tan solo el 3% aproximadamente de su PBI y hacia 2012 ha llegado al 3.4%, mientras que países como Brasil, Argentina o Chile invierten entre el 4 y el 5%. Esto, a pesar de que la UNESCO desde hace más de 10 años plantea invertir no menos del 6% del PBI en educación.

Esto se ve reflejado en las bajas calificaciones de los alumnos peruanos en las evaluaciones con otros países, la falta de investigaciones en las universidades y la baja calidad de la educación. Miles de maestros salen a protestar por mejores condiciones salariales mientras el Estado los reprime por la fuerza y los medios de comunicación se escandalizan, cuando en países como Chile o España son los mismos alumnos los que salen a reclamar por una mejor educación.

¿Qué hay que hacer? Lo primero, es mejorar los ínfimos salarios de los maestros, pasando luego por las capacitaciones necesarias (pues la educación en el Perú toca puntos bastante caducos), defender la gratuidad de la enseñanza, brindar los servicios básicos y facilitar becas. Todo esto es necesario si lo que se quiere es dejar de ser un país que solo sirve de “productor” para otros países, o, peor aún, que solo sirve como lugar geográfico para obtener recursos minerales. Si el Estado se decide por invertir más en educación, diseña un plan a largo plazo que esté más allá de partidismos o intereses egoístas, cosechará sus frutos en un futuro no tan lejano.



Sobre el Autor

Noticias Relacionadas