octubre 24, 2017

Di mucho sin hablar demasiado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay ningún voto. Sé el primero.)
Cargando…
Di mucho sin hablar demasiado banner-publicidad

Decir algo sin tener que mencionar mucho es un talento que no todos profesan tener, sobre todo cuando tienes a tu cargo una empresa que requiere comunicarse rápidamente con sus clientes, comunicar cosas puntuales, efectivas.   Te daremos unas pautas para lograr hablar con tus clientes sin la necesidad de decir mucho, casi nada. Apunte.

Pensar antes de escribir

No escriba todo lo que se le ocurra de frente, recuerde que la idea debe de ser concisa, si pone muchas palabras lo más probable es que, por la densidad de la misma, ni siquiera se atrevan a mirarla. Lo más importante se encuentra en un par de palabras.

Pensar antes de escribir

Cortar y eliminar (los verbos y expresiones que sobran)

“Y les presentamos este producto, el mejor de todos, todititos, no hay mejor producto que este que produce mucho más que los otros y que por su calidad productiva nadie se atreve ni siquiera a producir más, todas las tiendas han cerrado cuando abrió esta, el producto se llama… no se olviden de ir ahora mismo por él, porque…” Solo dilo sin dar tantas vueltas.

Reescribir

No todo lo que has escrito es bueno, siempre tienes que esperar unos minutos y volverlo a arreglar, además recuerda que siempre podrá salir mejor, sino recuerda como la marca que te gusta se renueva y renueva y cada vez su producto está más fresco y vivo. Reescribir es eso. Madura tus palabras.

Exprésate con ayuda de imágenes

Una imagen comunica más que cien palabras, pero depende de qué imagen, y depende obviamente de qué palabras. Tú eres el curador de tu propio negocio, asegúrate de que la imagen que vaya con lo dices exprese lo mismo, incluso más, pocas palabras más una imagen es la expresión perfecta. La más inmediata. Recuerda que mientras más cortas sean las palabras más la recordarán.  Apuesto a que recuerdas tu propaganda favorita ¿conoces los memes?

El secreto está en no contarlo todo

Si el resto de puntos no te convence, te recordamos una cosa; todo se encuentra en el misterio, las mil imágenes, las dos mil palabras. Dices algo cuando no lo dices. Hablar de perros no implica decir ‘guau’. El juego de las no-palabras gusta a todos demasiado. No subestimes a tus clientes. Ellos quieren ir descubriendo cosas contigo. Quieren nombrarlas. Además de que en el misterio se encuentra la anécdota, esa que hará que tus clientes comenten y estén hablando con otros sobre ti. El marketing como una adivinanza.

Recuerda

Decir poco no implica no comunicarse, al contrario, implica un sentido de comunicación más nutrido y un deseo por querer entenderse. Muchos creen que un muchacho cuando es tímido o no dice mucho se abstrae del mundo, cuando en realidad, son estos mismos los que lo conocen mejor, porque son más observadores. El silencio te permite eso, observar. Y solo observando se puede llegar a alguna clase de entendimiento. “Perdóneme que le haya escrito una carta larga porque para una corta no he tenido tiempo.” Decía el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe a su no menos famoso compañero en esa época Friedrich Schiller. La comunicación se encuentra en la menor palabra. La que dice. La que concentra algo.



Sobre el Autor

Noticias Relacionadas