marzo 18, 2019

No vayas por ellos, haz que ellos vengan a ti

No vayas por ellos, haz que ellos vengan a ti
Rate this post

Muchos empresarios creen que con muchos volantes por las calles, realizar llamadas o tocas infinidad de puertas van a conseguir los clientes necesarios para que su negocio se vuelva grande.

No, señores. Están forzando demasiado sus ventas, esto solo hará que caigan antipáticos y los clientes potenciales tengan poco interés por su producto y/o servicio.

Hay que reconocer a nadie le gusta sentir que le están  vendiendo un producto. Esto de las situaciones forzadas, no va con los consumidores. Déjalo que fluya.

Quítate la idea de la cabeza de “agarrar a los clientes” lo que tienes que hacer es atraerlos, hacer que ellos vengan hacia ti.

Para lograr esto, te damos estas dos habilidades que puedes ir aplicando en el camino:

Conocer a tus prospectos, a tu cliente ideal

Recuerda que no todos son tus clientes. Desarrolla la habilidad de conocer a tu cliente ideal como conoces a tu mejor amigo y sobretodo, hablar su mismo lenguaje.

Conocer a los clientes

Desarrollar la habilidad de entregar valor real a tus prospectos

En lugar de crear material de venta, empieza a compartir material que ayude de manera práctica a tu mercado objetivo dando soluciones a sus problemas o necesidades. Puedes valerte de blogs, redes sociales, etc.

Además de tomar en cuenta estas dos indicaciones, es momento de que empieces a mostrarte no como un vendedor desesperado por hacer realidad las ventas y cifras del momento, sino como un profesional experto en tu área.

Piénsalo un instante:

Si estás a punto de asistir a un importante evento, ¿tomarías el consejo de un vendedor que te ofrece los productos en promoción, o escucharías a alguien que te aconseja la prenda más adecuada según el evento, tu anatomía, las últimas tendencias?

Las personas rechazamos los vendedores pero buscamos profesionales expertos para que nos solucionen nuestros problemas o nos ayuden con la necesidad que tenemos.

Cuando un posible cliente te percibe como un vendedor, lo más probable es que te rechace o te pida descuento. Por otro lado, cuando un cliente te percibe como un profesional experto, tu producto o servicio también lo va a percibir con más valor.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *