enero 19, 2019

Conoce los 4 pilares del negocio online

Conoce los 4 pilares del negocio online
Rate this post

Los pilares de un negocio (no específicamente el online) es importante tenerlo claro para saber a dónde vamos a destinar la mayor parte de nuestros recursos. Para variar, la mayoría de personas destinan gran parte de sus recursos al pilar menos importante de todos. Como consecuencia solo trae pérdida de tiempo, energía, dinero y esto no te ayudaría a avanzar.

Y precisamente, es en ese pilar donde muchas personas se atascan y llegan a retrasarse; no llegan a convertir sus ideas en negocios y éstos, en negocios rentables.

Aquí, los cuatro pilares para que hagas un mejor uso de tus recursos y progreses rápido en tu negocio.

 

La Tecnología

En este pilar, me refiero a las herramientas con las que trabajarás y los sistemas que utilizarás para que arranques con tu negocio y funcione a la perfección.

Entre otras cosas me estoy refiriendo a:

Cómo crear una página web con tu propio dominio y hosting de pago.

Cómo crear cuentas, personalizar y utilizar plataformas de social media para distribuir nuestros mensajes: Facebook, Twitter, Google +, Pinterest, YouTube, iTunes, etc.

Cómo crear y utilizar una lista de suscriptores.

Cómo crear páginas de venta de productos o servicios.

Cómo utilizar los carritos de compra y cómo procesar los pagos.

Cómo crear páginas e-commerce, sitios de membresía, etc.

Cómo crear y actualizar un podcast.

Cómo crear vídeos, dónde hospedarlos y cómo distribuirlos.

Este pilar es el menos importante, el que menos debe preocuparte y al que menos recursos debes destinar. Por tres motivos:

No tiene ningún secreto, tú puedes hacerlo: La primera vez te costará, la segunda estará chupado. Es mecánico, tan sólo tienes que repetir lo que hiciste la primera vez. ¿Cómo hacerlo la primera vez? Hay tutoriales e instrucciones paso a paso para utilizar cualquier herramienta. Además, hoy en día la tecnología está hecha para que cualquiera pueda sacarle provecho.

Lo puede hacer otro por ti: Si te hes muy difícil entenderlo o no tienes tiempo de hacerlo, puedes encargarle a una persona a que lo realice por ti. Le pagas su servicio y de seguro el resultado será mucho mejor si es que lo hubieras hecho tú. OJO, tampoco contratarás a cualquier persona, encárgate de buscar a alguien que tenga un conocimiento amplio, que haya leído, que tenga experiencia y sepas que es de confiar.

Las herramientas están al alcance de todos, por lo que no te van a proporcionar ninguna ventaja competitiva: Las herramientas son baratas y fáciles de usar, por lo que todo el que quiera pueda utilizarlas. Por ello, a diferencia de lo que pasaba hace años, hoy las herramientas no suponen una ventaja para ti frente a tu competencia. Ahora bien, no tenerlas o no saber usarlas sí que puede suponer una desventaja competitiva.

 

El Producto

Producto es todo aquello que vendes o vas a vender al mercado, sea físico o intangible, sea tuyo o de otra persona.

Sin producto no hay negocio. Si no ofertas un producto al mercado tú no tienes un negocio, en todo caso será uno en construcción, o un hobby, pero no un negocio.

El producto es el valor que aportas a alguien que lo necesita a cambio de una contraprestación económica. Es decir, tu producto debe cubrir una necesidad.

No hace falta tener muchos productos o servicios para tener un negocio de éxito, con uno es suficiente. Todos conocemos productos multimillonarios. Pues bien, mucho menos que eso hace falta para tener un negocio rentable.

A continuación un pequeño tip:

Cómo Hacer un Buen Producto (y que se venda):

Vende lo que quiere el mercado, no lo que tú quieres venderles: Tu producto debe cubrir una demanda real y no una que tu intuición o tu imaginación han creado. Si quieres vender has de producir lo que el mercado está pidiendo. Existe mucha información y feedback a tu alcance para no fallar en esto.

Tu producto debe satisfacer una necesidad: Vale, ya sabes qué quiere el mercado, pero eso no es suficiente, ahora tienes que identificar cuál es la principal necesidad que tienen tus prospectos. Diseña tu producto pensando siempre en satisfacer esa necesidad.

Tu producto debe ir más allá de lo que cabría esperar: No te conformes con sacar un producto más, apuesta por hacerlo mejor que los demás. Tu producto debe aportar el máximo valor que tú seas capaz de proveer para satisfacer esa necesidad de tus clientes.

Un buen producto puede convertirse en la piedra angular de tu negocio durante años, en cambio, un mal producto o uno mediocre, aunque se venda en el corto plazo, pondrá en riesgo el porvenir de tu negocio.

 

El Marketing

Toda venta y dinero siempre vendrá del marketing, por eso tienes que estar muy atento a lo siguiente. El mejor producto del mundo no se venderá si la gente a la que va dirigido no lo conoce, o lo conocen pero no se activa su deseo de compra.

Identifica a quien va dirigido tu producto. Sé tan específico como puedas. Tu producto no es para todo el mundo, es para un colectivo específico. Eso no quita que luego otras personas compren tu producto.

Identifica el lugar donde encontrarles. ¿A dónde vas a mandar tu mensaje de marketing? Donde tus prospectos se encuentren.

Conóceles mejor de lo que se conocen ellos mismos. Qué preocupaciones tienen, qué problemas, qué aspiraciones, etc. Descubre la conversación que está teniendo lugar en sus cabezas.

Crea un producto y un mensaje de marketing personalizado para activar su respuesta de deseo de compra de tu producto. Ahora que conoces cuáles son esas cosas que les importan puedes pulsar los botones que les harán actuar con tu mensaje de marketing.

Ejecuta tu campaña de marketing de la forma más efectiva posible, tanto por su coste como por su impacto en términos de conversiones.

El buen marketing requiere recursos (tiempo, energía y dinero) para estudiarlo, prepararlo y ejecutarlo.

 

Las Relaciones

Un negocio no es nada si no existe una unión y una ayuda de por medio y el verdadero potencial de un negocio online no reside en lo que tú quieres conseguir y punto, en realidad es en lo que tú y otro grupo más pueden conseguir.

La capacidad que tiene una persona o una entidad por sí misma para propagar su mensaje de marketing y hacerlo llegar a sus prospectos es limitada. Ahora bien, cuando otras personas o entidades se le unen el efecto se multiplica.

¿Cómo sino una página de venta de un producto puede pasar en una semana de no existir en términos de tráfico web a colocarse entre las 800 páginas más visitadas del mundo? Dos palabras: Joint Venture (o alianza estratégica). Es decir, gracias a la colaboración de otros.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *