marzo 26, 2019

¿MODERNA, PROGRESISTA, SOFISTICADO…? COMPRENDIENDO AL CONSUMIDOR PERUANO

¿MODERNA, PROGRESISTA, SOFISTICADO…?  COMPRENDIENDO AL CONSUMIDOR PERUANO
Rate this post

La realidad peruana ha venido experimentando en los últimos años cambios sustanciales en su conformación socioeconómica. A mediados del siglo XX, la sociedad peruana era de forma piramidal, con una base muy amplia y un extremo superior bastante reducido, sinónimo de la distribución de riqueza de aquel momento. A finales del Siglo XX y ya en pleno Siglo XXI, encontramos una realidad distinta, en la cual la sociedad peruana empieza a tener una clase media importante, por cierto aún débil, y por tanto, toma la forma de un rombo.

 

Ante una sociedad piramidal, la segmentación y target de una empresa seguía la variable económica como determinante en la estrategia comunicacional y pricing de sus productos y/o servicios, lo cual era lógico debido a una estructura mucho más verticalizada, de poca dinámica económica y social. De este modo, una marca exclusiva sólo podía ser distribuida en tiendas comerciales visitadas por consumidores que perteneciesen a los NSE altos y era impensable que las mismas marcas pudiesen ser vendidas en los NSE bajos debido a la capacidad de adquisición de aquellos consumidores. Sin embargo, en la actualidad esta visión ya no se puede seguir repitiendo debido a que estamos ante una sociedad cambiante y mucho más compleja. Resulta mucho más real ver a un consumidor no sólo desde un perfil económico y demográfico sino también desde su comportamiento de compra, actitudes frente a la vida, entre otros aspectos.

 

Los Estilos de Vida (EDV) responden a este nuevo desafío. Según Arellano (2017), los EDV son: “Formas de ser, tener, querer y actuar compartidas por un grupo significativo de personas”. A partir de estos perfiles, las estrategias de marketing serán mucho más certeras y respetarán las realidades peruanas, mejorando la propuesta de valor de cada empresa. A continuación, la estructura de la sociedad peruana basada en los EDV:

 

De acuerdo a Arellano (2017), los EDV actuales en el Perú son los siguientes:

 

  • Los Sofisticados (9%)
  • Los Progresistas (20%)
  • Las Modernas (27%)
  • Los Formalistas (21%)
  • Las Conservadoras (14%)
  • Los Austeros (9%)

 

El perfil de los sofisticados son aquellos hombres y mujeres, en su mayoría jóvenes, cuyos ingresos y educación están por encima del promedio peruano; son cosmopolitas, valoran la imagen personal y estatus.

 

Los progresistas son aquellos hombres que están preocupados y enfocados en el trabajo y en la familia, tienden a seguir carreras técnicas que los ayude a producir en forma inmediata. En la mayoría de los casos son trabajadores independientes.

 

Las modernas son aquellas mujeres preocupadas por su progreso social y económico. Son independientes y tienden a comprar artículos de marca que les permita una cierta relevancia social. Asimismo, reniegan del machismo y se encuentran en todos los estratos sociales.

 

Los formalistas son hombres que normalmente se desempeñan como oficinistas, empleados medios, profesores o actividades independientes de mediano nivel. Asimismo, son personas que desean desarrollarse dentro de los cánones sociales ya establecidos y por lo cual no toleran muy bien la incertidumbre.

 

Las conservadoras son mujeres conformadas por todos los estratos de ingresos con tendencia bastante religiosa y tradicional. Están enfocadas en sus familias y en el hogar. Gustan de las telenovelas y su pasatiempo preferido es jugar con sus hijos.

 

Finalmente, los austeros son aquellas personas (hombres y mujeres), generalmente de mayor edad, que tienen bajos recursos económicos y están resignados a su suerte. Son reacios a los cambios y no les gusta tomar riesgos.

 

¿Cómo los EDV me ayudan a comprender mejor mi público objetivo? Si usted como emprendedor(a) desea conocer en forma mucho más profunda su público objetivo, deberá dar por hecho que su producto podría ser vendido a varios NSE sin importar los ingresos de su público objetivo debido a que lo más relevante son los EDV de cada persona. Por ejemplo, si vende artículos de marcas exclusivas observaría que los sofisticados y las modernas se encuentran en los NSE A, B, C e inclusive D, obligándolo(a) a tener una propuesta que converse con aquellos dos perfiles. Una visión híper-simplificada y basada exclusivamente en los ingresos no permitiría hacer esta diferenciación.

 

About The Author

Abogado por la PUCP y candidato a Psicólogo del consumidor por la Universidad ESAN especializado en Propiedad Intelectual y Competencia, con estudios de negocios internacionales en Rotterdam School of Management, Erasmus University- Holanda.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *