noviembre 22, 2017

Conozca qué cosa es el síndrome del impostor (y qué tiene que hacer para eliminarlo)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay ningún voto. Sé el primero.)
Cargando…
Conozca qué cosa es el síndrome del impostor (y qué tiene que hacer para eliminarlo) banner-publicidad

Este es el mal que ha estado tumbando empresa tras empresa. O mejor dicho; empresario tras empresario. Averigua de qué se trata y cómo vacunarte contra él.

Existe un problema que se instala en todas las oficinas y en todas las empresas y en todos los negocios y en todas las casas. Existe un problema que se instala todos los días de la semana desde las primeras horas del día hasta las últimas de la noche. Existe un problema (el mismo problema) que trasciende esas mismas horas, y se instala en el sueño, y te deja ahí, en la pesadilla, y ya no despiertas, y no te sientes.

Existe el problema. Vive el problema. Y lo tienen todos los trabajadores, todos los no trabajadores y  todas las personas del mundo.

Y tienen que hacer lo que sea para desprenderse de ello, lo que sea para olvidarse de ello, lo que sea para eliminarlo y para destrozarlo y para dejarlo aquí, ahora mismo, sin esperar más un instante.

Este problema puede eliminar tu casa y todas tus cosas y tu futuro y tu vida misma. Ten mucho cuidado con él. Este problema es un síndrome en realidad, y se llama síndrome de impostor o síndrome de fraude.

El empeño de quererse cada vez menos, de no tenerse confianza

El síndrome del impostor es un problema que al parecer ha existido desde el primero de los días pero que viene estudiándose específicamente desde los años 70, especialmente por los psicólogos clínicos Pauline Clance y Suzanne Imes, quienes acuñaron el término. Y aunque  no es una enfermedad mental oficialmente reconocida, sin embargo es fruto de estudio de cientos de psicólogos y educadores en el mundo.

¿De qué se trata?

El problema es simple y complejo al mismo tiempo. Se trata de aquellas personas que, siendo visible sus capacidades de competencia, creen que sus logros son productos del azar o la suerte. Personas que no confían en sí mismas y que mientras más cosas van logrando, menos facultades creen tener sobre ello. Piensan que no son merecedores de lo que les está pasando. Que es producto de una coincidencia o de haber engañado a la gente haciéndoles creer que son más inteligentes de lo que en realidad creen que son.

Según estudios; el 40% de las personas exitosas se consideran a sí mismas impostoras. Mientras otros estudios revelan que el 70% de las personas en general, se han sentido impostoras en algún momento de sus vidas.

¿El género tiene que ver en algo?

No. No necesariamente. Aunque en los primeros estudios sobre el tema se creía que este síndrome afectaba en su mayoría a las mujeres. Puesto que (como una formación cultural) ellas interiorizaban todos los problemas, mientras los hombres, en vez de hacer lo mismo, cedían la culpa a otros.

En la actualidad los estudios revelan que el síndrome del impostor afecta de la misma manera tanto a hombres como mujeres. Aunque se cree que las mujeres, de alguna manera, son más propensas a ello.

¿Cómo combatirlo?

Como se ha ido explicando, el síndrome del impostor afecta básicamente una cosa de nosotros, pero es una de las cosas más valiosas que podemos tener; la confianza. Afecta la confianza en ti mismo y afectarás todo lo que te pase. La confianza en ti mismo puede producir grandes cambios y te ayuda en definitiva a emprender cosas y lograr metas. Sin embargo, al no tenerla, o al tenerla en poca medida, puede no sólo terminar acabando con nuestra autoestima, sino también destrozándonos social y económicamente por completo.

Las empresas buscan personas con confianza, los proyectos buscan personas con confianza, tú mismo necesitas tener confianza si quieres realmente lograr algo, y si lo has logrado, necesitas de más todavía para poder seguir avanzando, para que no te trunques. Pero así como leer se aprende. También se puede aprender a tener confianza. No te dejes instalar el síndrome del impostor, el síndrome del fraude. Ten más confianza en ti mismo, en todo lo que has logrado y puedes lograr. Aquí te daremos unas pautas para lograrlo.

Actúa de inmediato

Si empiezas a dudar en algo lo primero que tienes que hacer es actuar de inmediato. Las dudas son agentes estancadores que lo único que lograrán es empequeñecer cada vez más tu productividad. Que lo único que harén es empequeñecerte. No te dejes llevar por las dudas. Las dudas existen precisamente como antesala a la acción. Como una puerta a nuevas posibilidades.

Si te quedas en ellas entonces es lo peor que has elegido. Quédate en las dudas y nunca saldrás de ahí. Es un pozo grande, un gran pozo.

Recuerda lo que dijo el gran pintor neerlandès Vincent Van Gogh “Cuando escuches en tu cabeza una voz diciéndote que no puedes pintar ¡pinta! y verás cómo esa voz se calla”

Conozca-haga una cosa nueva cada día

Si siempre se va a quedar en el mismo sitio, seguramente su mundo se resumirá a un par de nombres. Salga. Diviértase un rato. Si la mente no se refresca entonces se aburrirá de pronto. Y una persona aburrida no sabe exactamente qué es lo que quiere hacer y mucho menos cómo quiere hacerlo.

Si siempre estará rondando el mismo marco no podrá conocer más, y la confianza va del lado del conocimiento, del cambio. Confiar en ti no es sólo sentir que puedes hacer las cosas bien, sino estar completamente seguro de ello. Y para eso tienes que conocer más cosas, capacitarte. Estar a la par de la realidad de tus pensamientos.

Piensa también en los otros

Mirarte solamente a ti terminará haciéndote muchos daños. Si no sales de ese mundo terminarás mal. Además si la crítica que tienes sobre ti parte de nada (es decir; no a partir de la comparación, del cambio) ¿Entonces de dónde parte? Quizás ni siquiera sabes por qué crees que estás haciendo mal las cosas. Quizás ni si quiera es cierto. Quizás es una mentira y toda mentira tiene que acabarse pronto. Quizá eres mejor de lo que esperabas.

Elimina a todos los seres tóxicos

O quizá eres mejor de lo que piensas. Seguramente eres mejor de lo que piensas. Y lo que pasa es que vives-trabajas en un ambiente donde todos hablan mal de ti, y donde tienes, de alguna forma, enemigos. Personas que no se sienten cómodas contigo y empiezan a menospreciar tu trabajo. No les hagas caso.Elimina a las personas tóxicas.

Y elimínalas de frente. Tu trabajo tiene que estar bien y no puede mejorar más si las personas que te rodean no lo comprenden, o si lo comprenden pero no te quieren.

No quieren que progreses en esa empresa. Pero tú eres una gran persona, definitivamente lo eres. No te dejes guiar por esos agentes. Esos seres malos que lo ùnico que quieren es acabar contigo y con cualquier cosa que les rodea. Combate ese ambiente laboral conflictivo. Elimina a las personas tòxicas.

Cuide su salud

Si está débil estará herido. Es decir; será propenso a todo. A las críticas, a las bromas, a cualquier clase de comentario. A todo. No esté por nada del mundo débil ¿Por qué estarlo? Cuide su salud. Haga ejercicio, coma bien, manténgase despierto y activo todo el día. Duerma sus horas exactas. No duerma mucho ni poco, entre 7 y 8 horas es suficiente. Todo antes y después de eso hace daño.

Vaya al médico, salga a correr por las mañanas, escuche música, haga cosas que le interesan, no coma grasas. Hacer cosas que a uno no le gustan puede provocar estrés, y no se estrese, por favor, no lo haga. Es lo último que queremos. Cuide su salud. Su trabajo lo necesita, usted mismo se necesita. El cuerpo bien nutrido siempre da confianza.

Y por último

Háblese usted mismo con confianza.  ¿Realmente cree que está haciendo todo mal? ¿Realmente lo está creyendo? ¿Cree que su éxito vino del cielo o del azar? ¿Cree que usted no tuvo nada que ver con eso? Las cosas no existen solas. Hay un emisor y un receptor. Alguien que manda el mensaje y otro que lo recibe. Naturalmente en cosas humanas (objetos) debe haber un creador y alguien que recibe lo creado. Alguien que se beneficia aunque los beneficiados son los dos ¿Cree que no ha hecho nada?

¿Cree realmente que no ha hecho nada? Ha hecho, y mucho. Faltará más seguramente, siempre faltará más. Pero recuerde que para llegar hasta donde usted está han tenido que pasar suficientes cosas, y que el azar no necesariamente ha tenido que ver en ellas. Las cosas se logran con esfuerzo, con dedicación, con amor. ¿Crees que tu amor no vale, que tu dedicación no vale, que tu esfuerzo no vale tampoco?  Porque creer que eres un impostor es creer que no sirves para nada.

Y si no vas a creer en nada (ni siquiera en ti mismo) entonces todo terminará mal. Quedarás destruido. El éxito que dices que no es tuyo, que de alguna forma se lo has arrebatado a alguien, terminará asfixiado.

Y entonces verdaderamente ese éxito será de nadie, porque precisamente nadie lo está administrando, nadie está planeando algunas cosas para que este venga y crezca definitivamente. Para que este logro se convierta para otros en un verdadero desafío. Y para que el próximo logro se convierta para otros en otro gigantesco desafío. Y para que todos los logros que hagas se conviertan en millares y millares de colinas, de montañas de planetas enormes como el tamaño de tus desafíos, y puedas cumplir todas tu promesas, y no le eches la culpa o el honor a alguien que no ha hecho eso. Eres tú, siempre has sido tú. Confía, confía en ti mismo. No eres para nada un impostor o un fraude. Confía en ti mismo como en un pedazo de piso (un puente) que tapa un hoyo,un abismo; sin ti no habrían más pasos.

Sobre el Autor



Noticias Relacionadas