octubre 24, 2017

3 hechos que debes saber sobre tener un bar

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay ningún voto. Sé el primero.)
Cargando…
3 hechos que debes saber sobre tener un bar banner-publicidad

Cerveza. Shots. Cocteles. Amigos. Conversaciones. Reuniones. De la manera que lo pongas o lo quieras ver, el propósito de los bares y pubs en cualquier lado del mundo es el de promover alegría, momentos de relajo, entretenimiento y diversión.

Sin embargo, aquellos que aspiran a tener un bar no deben confundir la afición o admiración por un pub con la habilidad y pasión que se necesita para manejarlo exitosamente. Aun cuando puede ser divertido y muchas veces positivo en ingresos, ser dueño de un pub o bar requiere muchas horas de dedicación y atención a cada detalle.

Niamh Conway, dueña de tres bares irlandeses in Nueva York, cuenta su historia. Ella se mudó de Dublín a Nueva York a mediados de los 90 y pasó dos años supervisando un pub irlandés llamado Fiddlesticks Pub & Grill antes de adquirirlo en 1999. Siete años después, Conway abrió su propio bar irlandés: Galway Hooker. El concepto fue bien recibido por los clientes, debido a lo cual en 2006 ella abre su segundo local. Pero muy al margen de su éxito como empresaria, dentro de todo este proceso, hubo tres cosas que la sorprendieron mucho. A continuación, te decimos cuáles.

La Presión

Como en cualquier industria, el nivel de responsabilidad asociado con ser dueño de un bar  puede ser realmente desalentador. “Eres 100% responsable del staff, clientes, inversionistas y todo el desarrollo de la empresa”, dice Conway. “Cerramos entre las 4:00 am a 10:30 am todos los días. Es prácticamente un trabajo de 24 horas diarias. Pones un gerente en quien confías cuando no estás cerca, pero al final del asunto tú eres responsable de absolutamente todo.”

Trabajo en un bar

Sutileza en el servicio

Esto fue todo un descubrimiento para Conway. “Cuando era gerente, si tenía un empleado que no iba con la rapidez del negocio, trataba de darle una estación más pequeña o darle los horarios de poco movimiento. Pero como dueño piensas distinto sobre cómo todo detalle puede afectar a tu negocio. Si tienes un empleado que no va con el ritmo del negocio, eso significa que un cliente no está recibiendo un buen servicio.”

La empresa siempre en tu mente

Luego de que Conway se volvió la dueña, ir a otros bares o restaurantes no fue lo mismo. “Te darás cuenta que examinas hasta el más mínimo detalle. Vas a querer hasta fondos de los platos y el material de las paredes. Siempre estarás analizando otros lugares buscando encontrar nuevas ideas. Es un trabajo de nunca acabar.”

 



Sobre el Autor

Noticias Relacionadas