julio 12, 2019

Cómo sobreponerse al temor en público

Cómo sobreponerse al temor en público

Tarde o temprano si el negocio va bien, se te pedirá que hables de tu producto o de tus servicios en público. Para muchos de nosotros, esa es una proposición terrorífica.

Los siguientes cinco tips te dirán como convertirte en un gran orador.

Ama tu tema

Debes sentirte apasionado acerca de tus ideas. Sentirte tan apasionado que realmente quieres hacer conocer a todo el mundo acerca de ellas. Te vas a dar cuenta que te vas a sentir mucho más confortable con la audiencia si hablas de un tema que amas. La verdad es que si hablamos de temas que nos interesan las palabras nos salen del corazón. Podrías pronuncia mal una palabra o tener un pequeño tropiezo, pero el público está dispuesto a pasarlo por alto. El entusiasmo es contagioso. En el fondo, todos queremos estar apasionados por algo. Ver esta cualidad en otros es algo que nos alienta.

Revela algo personal

Comparte algo personal con tu audiencia, alguna experiencia embarazosa o algún fracaso por ejemplo. El abrir tu alma permite que la audiencia se conecte contigo en un nivel personal. Tú no eres una figura ¡Eres una persona real! 

Rompe la pared invisible con una historia. La audiencia te amará por tu coraje.

Llega temprano

Si tú llegas temprano, tendrás unos cuantos minutos para conocer a tu audiencia. Aprovecha de dar la bienvenida a la audiencia estrechando las manos de todas las personas que puedas. Míralos a los ojos y agradéceles por venir. Si tienes tiempo haz un poco de conversación con algunos. Pero sobre todo la mayor parte del tiempo, sonríe. Luego, cuando ya estés en el podio, sentirás algo de familiaridad con la audiencia. Es mucho más fácil hablar con amigos, en lugar de hablar con extraños. No apresures mucho este periodo, es importante ser sincero en el esfuerzo de agradar a las personas y darte a conocer.

Reconoce a tu público con una sonrisa 

Ponte de pie con las manos al lado y pasa un minuto o dos sonriendo a tu público. Hazlo incluso si estás nervioso y quieres empezar. 

Este simple paso tiene un valor increíble. Vas a salir confiado y seguro de ti mismo (aunque no te sientas así). Es fácil subestimar la importancia del lenguaje corporal. 

Si tú no estás convencido haz que alguien te grabe mientras estás hablando. Tú te sorprenderás de los movimientos que no eres consciente de que estás haciendo.

Recuerda ser un contador de historias

No un lector. No importa cuán opaco sea tu tema. El secreto para volverte un gran orador es enfocarte en cómo puedes entregar tu contenido contando una historia. Contar historias es un medio increíblemente poderoso. 

Si tú cuentas una historia, será más fácil para la gente centrarse en tu mensaje y tu público tendrá algo con qué irse. Recuerda: Las historias tienen un comienzo, una parte central y un final. No solo pienses en lo que vas a decir, piensa en cómo lo vas a decir.

Tu temor a hablar en público, probablemente viene desde la infancia. Pero todos crecemos. Así que encuentra tu voz y di tu historia. Tu audiencia te amará por eso.

Fuente: Inc.com

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This